LOADING

Type to search

Peleas entre amigas.

Avatar
Share

Para que una amistad sea verdadera, debe existir en ella, confianza, discreción y sobre todo ser incondicional. No puede haber hipocresía, ni falsedad. Pero como todo en la vida se termina en ocasione

Para que una amistad sea verdadera, debe existir en ella, confianza, discreción y sobre todo ser incondicional. No puede haber hipocresía, ni falsedad. Pero como todo en la vida se termina en ocasiones, la amistad se llega a romper y dando inicio a una serie de conflictos. La confianza total que surgió en cada miembro de la relación los hace poseedor de un caudal de secretos que, si decide hacerlo públicos, puede llegar a dañar profundamente la vida de quien hasta poco tiempo atrás era su mejor amiga.

Cuando dos “íntimas amigas” se pelean, cualquier cosa puede suceder. El cariño se convierte en odio, la consideración se transforma en sarcasmo y el interés que antes se mostraba por evitar a la otra todo sufrimiento, cede el paso a los más hirientes comentarios. Lo más interesante de la situación es que, en muchos casos, la causa del rompimiento de la relación es algo realmente intrascendente lo que hace que muchos sicólogos opinen que, en realidad, lo que unía a esas dos personas no era una verdadera amistad.

¿Amigas Por Siempre…?

Para ejemplificar lo anterior, les narraré el caso de Marcela, que aunque se usó un nombre ficticio, lo que ella vivió es totalmente real y verdadero. Marcela es una joven ejecutiva de 37 años y quien dice que los celos y la envidia pudieron más que la gran amistad que tenía con Blanca, y fue capaz hasta de quitarle el puesto.

“Creo que todos nos hemos llevado terribles decepciones con las amistades. Pero para mi la más triste fue cuando Blanca, a quien yo consideraba mi mejor amiga, tras una discusión sin importancia, comenzó a desacreditarme. Todo empezó, cuando ella se quedó sin trabajo y su familia estaba pasando una crisis seria. Blanca es una mujer muy preparada y había tenido un puesto de gran responsabilidad en una empresa de bienes de consumo. “Pues bien, cuando ella se quedó sin trabajo, la situación laboral en nuestra ciudad no era muy buena; por eso, al enterarme de que en el departamento de producción de la compañía donde yo trabajaba como gerente de ventas, estaban buscando una asistente para el director, la recomendé y la contrataron de inmediato.
“Aparentemente, Blanca se sentía feliz y muy agradecida conmigo. Pero en el fondo de su alma se sentía celosa y humillada, porque mi puesto era superior al de ella.

“Como yo no sospechaba nada, comenzamos a hablar sobre algunos asuntos internos de la empresa, específicamente del área que estaba a mi cargo, y como era mi mejor amiga, le hice algunas confidencias acerca de las personas que trabajaban allí. Nunca pude imaginar que estaba dándole armas poderosas para poder acabar conmigo. Un buen día, empecé a notar que algunos de mis colegas me trataban con mucha frialdad y en ciertos momentos, hasta con un poco de desdén, pero traté de no darle importancia, aunque no me explicaba porqué. Hasta que todo se descubrió.

En la reunión anual de gerentes el trato que me dieron fue insoportable, por lo que fuí a ver a mi superior y le pregunté abiertamente qué era lo que sucedía. Entonces él me contó que todos se habían enterado del pésimo concepto que yo tenía de ellos, y que como si fuera poco, no había tenido valor para decírselos en la cara. Fue cuando lo comprendí todo: era “mi amiga” la que se había encargado de desacreditarme y hacerme quedar mal. Me sentí destruida. La llamé para preguntarle por qué había actuado así, pero se negó a atenderme, es más me dijo que no tenía ningún interés en conversar conmigo y que me rogaba que no le dirigiera la palabra.

Pocos días después me pidieron que renunciara. ¿Saben quién me sustituyó? Pues nada menos que Blanca! Después de lo que me sucedió, no puedo creer en la amistad. La verdad es que ahora desconfío de todo el mundo” Cuando la confianza se rompe en una amistad todo está perdido, la que ayer fue tu confidente y amiga hoy puede ser tu peor enemiga. Por tanto cuidar y ser prudente con lo que se cuente puede ser un gran paso para encontrar a ese tesoro que es la amistad.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux