LOADING

Type to search

¿QUÉ HACER PARA QUE MIS HIJOS CONFÍEN EN MÍ Y NO ME MIENTAN?

Avatar
Share

La confianza es uno de los pilares de la relación familiar y se fomenta en base a otras prácticas que, como padres podemos poner en marcha y fomentarlas

La confianza va ligada a sentirse reconocido, sentirse parte de un grupo, va ligada a sentirse aceptado y querido, pero sobre todo va ligada a sentir que es escuchado y respectan sus ideas.

Esto se construye día a día, por eso es importante que los padres estén disponibles y abiertos a escuchar a sus hijos, al margen de la edad que tengan.

Si todo el tiempo vamos de prisa, si nos la pasamos en el celular o nos mantenemos fuera de casa durante largos periodos y no generamos un espacio para entablar conversaciones, el diálogo no se propiciará…. Aquí te damos algunas sugerencias para lograrlo:

DARLES ESPACIOS DE COMUNICACIÓN DESDE QUE NACEN PRÁCTICAMENTE

Y en edades escolares crear esos espacios en casa, en momentos tranquilos, en los momentos en los que se lee el cuento por la noche, dejar un espacio de media hora para poder disfrutarlo con calma y que el cuento pueda ser la excusa para sacar temas relacionados que puedan ser de su interés y que el niño quiera contar.

DARLES CONFIANZA PARA QUE NOS CUENTEN

Es importante que estemos disponibles y además nos mostremos con una actitud abierta a escuchar, a comprender, a empatizar y a no juzgar lo que nos cuentan. Nuestros hijos muchas veces no quieren un consejo, ni necesitan una solución, a veces solo quieren expresarse, que les escuchemos, que les aceptemos, que conozcamos su mundo.

EVITAR ALARMARNOS EXTERIORMENTE SI NOS CUENTAN UNA “BARBARIDAD”

Se puede dar el caso, por ejemplo, de que nos cuenten algo que han visto por Internet o que nos cuenten algo que les sucedió con un niño/a, o en la escuela, o que nos cuenten una travesura que han realizado, o cualquier otra cosa. Como padres es normal que nos nazca un sentimiento acalorado de querer controlar y detener lo que sea, pero si reaccionamos impulsivamente estaremos propiciando, por un lado, que se corte esa comunicación y por otro lado una educación muy distante de la ideal lo que bloquea poder entenderlos.

IR OFRECIENDO LIBERTAD DESDE PEQUEÑOS ADAPTADA A SU MADUREZ

En cuanto a la confianza, es importante saber que poco a poco nuestros hijos irán solicitando mayor autonomía y que como padres muchas veces no sabemos dónde se encuentra el límite o la edad para dejarles dormir fuera, cuándo dar una paga, cuándo dejarles con sus amigos ir solos a dar una vuelta, o a qué hora deben volver a casa.

OFRECERLES CONFIDENCIAS DE NUESTRA PARTE

Por nuestra parte es importante que ellos se den cuenta que ‘‘la confianza y comunicación es bidireccional’’. ¿Cuántas veces es posible que te haya preocupado algo, te haya cambiado el carácter esa misma mañana y tus hijos no sepan qué te ha sucedido ni tampoco tengamos competencias en madurez para preguntarte si algo hizo que cambiaras? Pues eso también es educación en confianza y educación comunicativa emocional. Si nos ha sucedido algo, podemos compartirlo con ellos siempre adaptándolo a su lenguaje. Si ellos sienten que se necesita su ayuda o nos ven preocupados generalmente nos quieren ayudar o al menos a su manera lo intentan y es muy importante dejarles y nosotros darnos el regalo de recibir su ayuda de corazón.

HABLAR DE VALORES, CONTAR HISTORIAS SOBRE SINCERIDAD, HONESTIDAD, LEALTAD

Existen muchos cuentos, películas, libros, historias y ejemplos para poder charlar sobre los valores y esto les ayuda mucho a poder opinar acerca de si les dejamos el espacio de aquello que piensan, podemos preguntarles, podemos ofrecerles que nos cuenten.

Recuerda que, si tus hijos te buscan para contarte algo, son oportunidades para comunicarse y estar juntos, y será un indicador de que lo estás haciendo bien.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux