LOADING

Type to search

TIROIDES: ¿QUE SUCEDE CUANDO AUMENTA SU TAMAÑO?

Share

De acuerdo a  www.mayoclinic.org Un bocio es un agrandamiento anómalo de la glándula tiroides. La tiroides es una glándula en forma de mariposa ubicada en la base del cuello justo debajo de la nuez de Adán. Aunque los bocios son generalmente indoloros, un bocio grande puede causar tos y dificultar la deglución o la respiración.

La causa más común de bocios en todo el mundo es la falta de yodo en la dieta. En los Estados Unidos, donde el uso de sal yodada es común, el bocio se debe más a menudo a la sobreproducción o subproducción de hormonas tiroideas o a nódulos en la glándula misma.

El tratamiento depende del tamaño del bocio, los síntomas y la causa. Los bocios pequeños que no se notan y no causan problemas, por lo general, no necesitan tratamiento.

Si detectas signos de esta afección, solicita una consulta con tu médico, quien podrá ofrecerte un diagnóstico completo.

SÍNTOMAS: LO QUE SUCEDE EN EL CUERPO CUANDO LA TIROIDES SE AGRANDAN

DIFICULTAD PARA TRAGAR

¿Te resulta doloroso tragar o tienes dificultades para hacerlo? Este síntoma podría significar que has sufrido el aumento de tamaño de la glándula tiroidea, lo que, a menudo, está relacionado con tipos de trastornos tiroideos. En palabras sencillas, ello podría significar que la tiroides no está funcionando tan bien como debería. Por tal motivo, si detectas este problema, debes consultar con un médico.

VOZ RONCA

Los cambios inesperados en la voz podrían ser un motivo de preocupación. Por ejemplo, si la glándula tiroidea se agranda, esto podría ocasionar que la voz se torne ronca. Si notas este cambio y no existe otro motivo para ello, como un resfrío común, debes consultar con tu médico. Un profesional en la materia podrá diagnosticar el problema y encontrar la causa.

OJOS SALTONES

Exoftalmia es el término médico para los ojos saltones. Esta señal puede afectar a uno o a ambos ojos y, a menudo, está relacionada con una enfermedad tiroidea. Si notas una protrusión anormal en el globo ocular, podría ser un síntoma de problemas de tiroides. Si detectas esta señal de alarma, es fundamental consultar con un médico cuanto antes.

CANSANCIO

En caso de tener una tiroides hipoactiva, podría suceder que te sientas más somnoliento y cansado de lo habitual. El hipotiroidismo puede ralentizar el organismo, lo que causa que te canses con mayor facilidad. De más está decir que, en caso de que experimentes problemas con tus patrones de sueño, debes buscar ayuda médica.

SUDORACIÓN

De acuerdo con una investigación publicada por Informed Health.org, uno de los principales síntomas de una tiroides hiperactiva es la sudoración excesiva. Si bien es normal sudar cuando hace calor o al hacer ejercicio, si descubres que transpiras sin una causa aparente, debes buscar ayuda médica. Programa una consulta con tu médico y hazte revisar.

PIEL Y CABELLO SECOS

¿Tienes el cabello y la piel más secos de lo habitual? Si has notado un cambio significativo al respecto, quizás debas consultar con un médico. Ambas señales pueden ser síntomas de una tiroides hipoactiva, o hipotiroidismo. Desde luego, la edad y los cambios en la nutrición también podrían tener un impacto en este caso. Consulta con tu médico sobre este problema.

SENSACIÓN DE FRÍO CONSTANTE

¿Eres sensible al frío? Si sueles sentir los cambios de temperatura con intensidad, esto podría estar relacionado con problemas de tiroides. Expertos como el Dr. Denis Wilson sugieren que tener una temperatura corporal interna baja podría ser un síntoma de hipotiroidismo. Deberías someterte a un control.

FALTA DE MEMORIA

¿Sientes como si hubieses olvidado algo? De acuerdo con una investigación publicada en Clinical Thyroidology, el hipotiroidismo podría estar relacionado con la falta de memoria. Sea cual fuere el motivo, cuando comienzas a tener dificultades con la memoria, debes obtener atención médica. Consultar con tu médico te ayudará a obtener un diagnóstico.

FACTORES DE RIESGO

Los bocios pueden afectar a cualquiera. Pueden estar presentes al nacer y ocurrir en cualquier momento a lo largo de la vida. Algunos factores de riesgo comunes para los bocios incluyen:

Falta de yodo en la dieta. Las personas que viven en áreas donde el yodo es escaso y que no tienen acceso a suplementos de yodo están en alto riesgo de padecer bocios.

Ser de sexo femenino. Debido a que las mujeres son más propensas a los trastornos de la tiroides, también son más propensas a tener bocios.

Edad. Los bocios son más comunes después de los 40 años.

Embarazo y menopausia. Por razones que no están del todo claras, es más probable que ocurran problemas de tiroides durante el embarazo y la menopausia.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux