LOADING

Type to search

LO QUE MATA AL AMOR

Avatar
Share

Conforme pasa el tiempo, en toda relación siempre existen conflictos, y más aún durante el covid-19. Es entonces cuando surge la duda de qué se hizo mal o por qué se muere el amor en las relaciones de pareja.

De acuerdo con Terri Orbuch, psicóloga clínica del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad de Michigan, cuando se piensa que una relación debe ser de cierta manera, pero en el día a día no lo es, comienza a generarse una gran frustración que termina por destruir a la pareja.

Aquí algunas cosas que pueden matar cualquier relación de pareja.

Cosas que matan el amor

Los celos

Los celos pueden acabar limitando la libertad de la otra persona, convirtiendo la relación en algo tóxico.

Sentir celos es algo normal. Es lógico temer perder a la persona que queremos. No obstante, cuando son extremos, sólo pueden traer consecuencias negativas.

Los celos pueden hacer creer a la otra persona que la consideramos un objeto, una posesión. Además, denotan una clara falta de confianza en el otro y en nosotros mismos.

En casos extremos, los celos pueden llevar a que uno de los miembros de la relación trate de mermar la libertad del otro, lo cual es letal para una relación equilibrada y armoniosa.

La rutina mata el amor

La rutina es seguramente el peor enemigo de una relación, sea cual sea su duración. Provoca tedio, aburrimiento y otros sentimientos desagradables como frustración.

Asimismo, todo esto puede derivar en que la comunicación se deteriore. Por otra parte, la rutina, si no se combate, puede llevar a un aislamiento de los miembros de la pareja que, aunque estén juntos, podrán sentirse solos. Es lo que se llama «soledad en compañía», un signo inequívoco de que las cosas no van bien.

Por esta razón, se debe de cuidar la relación y el amor que la fundamenta.

Los reproches y quejas

Una relación se da entre dos personas y no existen dos personas iguales. Así, no podemos ni debemos esperar que el otro lo haga todo igual que nosotros. Se trata de una persona distinta, que ha tenido experiencias diferentes a las nuestras, y cuya forma de pensar y actuar difiere de la nuestra, por muchas cosas que tengamos en común.

Por tanto, esperar a que la otra persona actúe o se comporte como queremos o deseamos es una falacia. Si, además, reprochamos y criticamos constantemente al otro, sólo conseguiremos que la relación se deteriore y se llene de toxicidad.

Es mucho mejor establecer una comunicación efectiva y hablar las cosas de manera constructiva a fin de poder llegar a un acuerdo y procurar lo mejor para todos y para la relación.

No tener sexo

 La terapeuta familiar y autora del libro “How to Be a Couple and Still Be Free”, Tina B. Tessina, explica que la intimidad en la pareja es esencial para mantenerlos unidos, aunque muchas veces se deja de lado por el cansancio de las actividades diarias..

Las mentiras en tu relación

«Una mentira puede poner en duda todas las verdades».

La confianza es uno de los fundamentos de toda relación saludable. Por eso, la mentira es uno de sus enemigos, capaz de acabar con el amor.

En efecto, es mucho mejor decir siempre la verdad, de la manera adecuada, aunque pueda devenir en algún tipo de conflicto. Es siempre mejor ser sinceros, sin temor, asumiendo las consecuencias. Mentir es arriesgarnos a romper la confianza que nuestra pareja ha depositado en nosotros.

La mentira puede acabar con el amor y con una de las bases más importantes de una relación. Así, una vez la mentira aparece, la otra persona podrá dudarlo todo. Es, en efecto, como explica el dicho: «Una mentira puede poner en duda todas las verdades».

Olvidarse de los detalles.

Los signos cotidianos de afecto son los que mantienen la intimidad y el romance vivo, pero muchas parejas se olvidan de mostrarlos, lo que desgasta la relación.

Comenta Tessina que no requiere que sean regalos costosos, un beso para dar las gracias cuando tu pareja hace algo por ti, es más que un lindo detalle.

La mejor manera de evitar que se mueran las relaciones de pareja es fomentar la buena comunicación, además de recordar (y decirse) día con día las razones por las cuales se enamoraron. Las personas cambian, pero eso no tiene que ser forzosamente un mal factor.

Next Article

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux