LOADING

Type to search

VOY CON MI HACHA ED45-2019

Mario Soto Centeno
Share

Dios te ve todo el tiempo, en todas partes……. No hay escape. Eso aprendí de niño y algo me preocupaba. Por algunos años crecí con ese temor, desconfianza o vergüenza de que Dios estaba viendo todo lo que yo hacía… y lo que no hacía, también. 

Tal vez por eso crece uno con ese temor o sensación que te asalta a veces de que alguien te está viendo, y es tan real el sentimiento que hasta tienes que voltear hacia atrás a ver si ves a ese alguien que te esté viendo-vigilando-siguiendo. Pocas veces se nos ocurre voltear hacia arriba donde es más probable que esté la vigilancia.

Hace años había un programa de radio o de tele que decía UN MUNDO NOS VIGILA y se refería a que seres extraterrestres están atentos a lo que pasa en la tierra… ¿Seremos capaces los terrestres de preocupar a seres que tengan la capacidad de vigilarnos?

Al tamaño del miedo es la pistola, dicen. De igual manera se puede decir que al tamaño de la desconfianza es la vigilancia… Si Dios nos está vigilando a cada momento es que no nos tiene confianza. Para protegernos ya nos puso un Ángel de la guarda, lo demás es vigilancia para ver qué hacemos mal… Bueno, por lo menos eso pensábamos de chicos y eso creemos de grandes, acostumbrados como estamos a ser vigilados… y parece cada día es más estrecha la vigilancia.  

El gobierno no nos tiene confianza, hay cámaras en las calles y en las plazas… y dicen que en los celulares y en las televisiones hay cámaras y micrófonos para espiarnos…¡Adió, ni que fuéramos tan importantes!  Pero bueno, donde hay miedo ni coraje da.

Los patrones no nos tienen confianza y en todos los lugares de trabajo hay vigilancia, desde que entras hasta que sales…. Ya saliendo estás  bajo las cámaras de las calles. Pero la vigilancia no te suelta. No digamos en los comercios donde, desde que entras hasta que sales estás bajo las cámaras, ni se te ocurra hacerte el que se te olvidó pagar algo…

Las naciones desconfían unas de otras…. Una nación que no tenga un buen servicio de espionaje, aunque no siempre sea servicio de inteligencia, es una nación sin importancia. Las empresas millonarias gastan en servicio de espionaje, porque es necesario saber qué están haciendo otras empresas y si es preciso y posible, comerles el mandado, sacando al mercado antes que ellos el producto con el que se pueden hacer millones de… monedas. 

En estos mismos momentos hay productos que podrían beneficiar a la humanidad, pero que están detenidos por pleitos de patentes.. Habrás oído hablar del grafeno, por ejemplo. 

¿Qué fregaos pasa en el mundo que no hay confianza, pues? ¡Nadie confía de nadie!. Hemos hecho una sociedad temible y temerosa. Si desconfiamos de todos con razón, ¡malo!  Y si desconfiamos de todos sin razón, ¡peor! 

¿Acaso de verdad nos queremos matar unos a los otros, acaso nos queremos comer unos a los otros……….?  ¿Estamos locos, paranoicos, o atarantados? ¿…o las tres cosas?

Porque si lo principal que deberíamos de buscar en esta vida y en la otra y en las otras es la felicidad andamos muy, pero muy lejos de dar en el blanco. Anda muy errada la humanidad en cuanto a fines se refiere. Todo parece indicar que la mensa mayoría creemos que sólo se puede subir pisando en los demás, que sólo se puede ser feliz desgraciando a los demás…… Todos creemos eso y por eso la desconfianza, por eso el espiarnos unos a otros; porque no nos espiamos para hacernos más felices, no nos espiamos para ver qué le falta al otro para ayudarlo,  No, señor, nos espiamos para ver cómo fregamos al otro, nos espiamos para hacernos infelices.

Nos espiamos para tomar ventaja de los demás, para adelantarnos en la consecución de la ‘felicidad’, pero en ese abusar de los demás no logramos verdadera felicidad para nosotros, pero sí hacemos la vida infeliz a los demás.. y al fin de cuentas hacemos la vida infeliz para todos… Empezando con nosotros mismos…. Algún día vamos a tener que hacerle caso a algún loco que nos diga que hay que confiar en los demás….Algún día tenemos que hacerle caso a algún loco que nos diga que si queremos ser felices tenemos que hacer felices también a los demás…. Digo que tendrá que ser un loco, porque han sido ‘locos’ los que han cambiado al mundo. ¡¡¡Salud!!!.. y saludos.

El Pilón.- Para muchos  y muchas el problema no es que Dios los vea a todas horas y en todas partes, sino que su espos@ o pareja los vea… Hay potentes programas de software de vigilancia que generalmente se venden abiertamente en internet, como uno que se llama Stalkerware, también conocido como spouseware… que vigilan a sol y sombra…..No hay derecho.  

Next Up

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux